¿Qué ganamos en la escuela?

PDF Imprimir Correo

Desde la experiencia se ha demostrado que la práctica de políticas inclusivas en las instituciones educativas permite combatir la discriminación, contribuyen con la creación de lugares buenos para vivir, sociedades inclusivas y logran un mejor nivel educativo (Declaración de Salamanca, Art. 2). Promueven que mejore la capacidad de los estudiantes y los maestros de adaptarse a estilos distintos de enseñar y aprender (Kochhar et al., 2000).

Todos los niños y niñas se benefician de la educación inclusiva, pues esta permite:

  • Desarrollar fortalezas y dones individuales, con expectativas altas y apropiadas para cada niño o niña. 
  • Trabajar en objetivos individuales mientras se participa en la clase con otros estudiantes de su propia edad. 
  • Involucrar a padres y madres en la educación y en las actividades del colegio. 
  • Fomentar una cultura escolar de respeto y pertenencia. Brinda oportunidades para aprender y aceptar las diferencias individuales, disminuyendo la ocurrencia de la intimidación escolar (bullying).
  • Desarrollar amistades con una amplia variedad de niños, cada uno con sus propias necesidades y habilidades. 
  • Impactar positivamente en su colegio y en su comunidad para apreciar las diferencias y la inclusión en un nivel más amplio. 
  • Mejorar las habilidades y conocimientos de los maestros.

Última actualización en Lunes, 28 de Febrero de 2011 20:03